Adopción: requisitos y procedimiento

Introducción

La adopción es un procedimiento legal que permite a una persona convertirse en el padre o la madre legal de un niño o una niña. Se trata de un proceso complejo que requiere el cumplimiento de ciertos requisitos que varían de un país a otro. En este artículo, nos centraremos en los requisitos y el procedimiento que deben seguirse para adoptar a un niño o una niña en España.

Requisitos para adoptar

Edad

Para poder adoptar, es necesario tener al menos 25 años de edad. Si se trata de una pareja, uno de los miembros debe tener esta edad mínima y el otro no puede superar los 60 años.

Estado civil

En España, cualquier persona, independientemente de su estado civil, puede adoptar a un niño o una niña. Esto incluye a personas solteras, parejas casadas, parejas de hecho y personas separadas o divorciadas.

Salud

Es importante que los adoptantes gocen de buena salud física y mental. Es necesario presentar un informe médico que acredite que se está en condiciones de ejercer la patria potestad y que no se padece ninguna enfermedad física o psíquica que impida el cuidado y la educación del niño o la niña adoptado.

Estabilidad emocional y económica

Se exige a los adoptantes que presenten un informe psicológico que acredite su estabilidad emocional y que demuestren contar con los recursos económicos suficientes para garantizar el bienestar del menor.

No contar con antecedentes penales

Es imprescindible que los adoptantes no tengan antecedentes penales y que no hayan cometido ningún delito contra los miembros de la familia o el patrimonio.

Procedimiento de adopción

Solicitud de adopción

Lo primero que deben hacer los interesados en adoptar es presentar una solicitud en el organismo correspondiente. En España, dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que se resida, habrá que dirigirse al Instituto de Asuntos Sociales o al Servicio de Protección de Menores.

Estudio de idoneidad

Una vez presentada la solicitud, se realizará un estudio de idoneidad mediante el cual se comprobará que los adoptantes cumplen con los requisitos legales y que son aptos para ejercer la patria potestad. Este estudio incluirá entrevistas personales, visitas domiciliarias, informes médicos y psicológicos, certificados de antecedentes penales y referencias personales.

Designación del menor

Una vez que se ha aprobado el estudio de idoneidad de los adoptantes, se procederá a la designación del menor. En este punto, los padres biológicos podrán decidir si desean mantener algún tipo de relación con el menor y con los adoptantes.

Convivencia preadoptiva

Antes de que se autorice la adopción, la ley exige que el menor tenga una convivencia preadoptiva con los futuros padres durante un período mínimo de seis meses. Durante esta convivencia, el menor residirá con los adoptantes y se evaluará la relación entre ellos y el desarrollo del menor.

Adopción

Finalmente, una vez cumplidos todos los requisitos y obtenida la autorización del juez, se procederá a la adopción. En este momento, los adoptantes se convierten en los padres legales del menor y asumen todos los derechos y responsabilidades inherentes a la patria potestad.

Tipos de adopción en España

Adopción nacional

Se trata de la adopción de un menor que es español o que reside en España y que se encuentra en situación de desamparo. En este caso, se prioriza que el menor se quede en España y que su cultura y su idioma se respeten.

Adopción internacional

Se trata de la adopción de un menor que se encuentra en un país extranjero y que se encuentra en situación de desamparo. En este caso, se deben cumplir los requisitos legales de ambos países y se debe velar por el interés superior del menor.

Conclusión

La adopción es un proceso que puede cambiar la vida de un menor y de unos padres para siempre. Se trata de un procedimiento complejo que exige el cumplimiento de ciertos requisitos e implicaciones legales importantes. Por ello, es fundamental contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho de familia que pueda garantizar la seguridad jurídica del proceso y proteger los derechos de todos los implicados.