Diferencias entre la mediación y la conciliación

Introducción

La mediación y la conciliación son dos términos que se utilizan frecuentemente en el ámbito legal. A menudo, se utilizan indistintamente para referirse a la resolución de conflictos. Sin embargo, aunque comparten algunas similitudes, existen diferencias importantes entre ambas. En este artículo, hablaremos sobre las diferencias entre la mediación y la conciliación, para que puedas entender mejor cuál es la más adecuada para tu caso.

¿Qué es la mediación?

La mediación es un proceso en el que se busca la resolución de un conflicto a través de la intervención de un tercero imparcial. El mediador es una persona capacitada que no tiene ningún interés en el conflicto, y cuyo objetivo es facilitar el diálogo entre las partes para que lleguen a un acuerdo. La mediación es un proceso voluntario, y tanto las partes como el mediador tienen que estar de acuerdo con su realización.

Proceso de la mediación

El proceso de la mediación consiste en varias etapas. En primer lugar, el mediador se presenta a las partes y les explica el proceso. A continuación, se escucha a cada parte por separado para que puedan expresar sus preocupaciones y deseos. Después, las partes se reúnen y el mediador les ayuda a encontrar un punto medio y a llegar a un acuerdo. El mediador no toma decisiones, sino que guía a las partes para que ellas mismas tomen las decisiones.

Ventajas de la mediación

- Es un proceso confidencial que no se hace público. - Es más económico que un juicio. - Es menos adversarial que un juicio. - Las partes tienen más control sobre el resultado final. - El proceso es voluntario, por lo que las partes tienen más compromiso con el resultado.

¿Qué es la conciliación?

La conciliación es un proceso similar a la mediación, pero con algunas diferencias importantes. Al igual que en la mediación, se busca llegar a un acuerdo entre las partes, pero en este caso, la figura del conciliador tiene un rol más activo. El conciliador puede tomar decisiones y dictar términos, pero dependiendo del caso, también puede limitarse a facilitar el diálogo entre las partes.

Proceso de la conciliación

El proceso de la conciliación comienza de manera similar a la mediación, con la presentación del conciliador a las partes y la explicación del proceso. Durante el proceso, el conciliador puede tomar un papel más activo en la búsqueda de soluciones, y puede incluso sugerir acuerdos específicos. Si las partes llegan a un acuerdo, el conciliador redactará un documento que refleje los términos del acuerdo.

Ventajas de la conciliación

- Es un proceso más rápido que un juicio. - Las partes pueden llegar a un acuerdo sin necesidad de ir a juicio. - El conciliador puede tomar decisiones y dictar términos. - El acuerdo que se alcanza tiene el mismo valor que una sentencia judicial. En general, la principal diferencia entre la mediación y la conciliación es el grado de intervención que tiene el tercero imparcial en el proceso. En la mediación, el mediador actúa como un facilitador, pero no tiene poder para tomar decisiones o dictar términos. En la conciliación, el conciliador tiene un rol más activo en el proceso y puede llegar a dictar términos específicos. Otra diferencia importante es que el acuerdo que se alcanza en una conciliación tiene el mismo valor que una sentencia judicial, mientras que en la mediación, el acuerdo solo tiene el valor que las partes le otorgan. En otras palabras, si una de las partes no cumple con el acuerdo después de una mediación, la otra parte tendría que ir a juicio para hacer cumplir el acuerdo.

¿Cuál es la mejor opción?

La elección entre un proceso de mediación y un proceso de conciliación dependerá del caso en cuestión. En general, se puede decir que la mediación es una buena opción si las partes tienen una buena relación y están dispuestas a trabajar juntas para encontrar una solución al conflicto. La conciliación, por otro lado, es una buena opción si el conflicto es más difícil de resolver y se necesita la intervención de un tercero más activo.

Conclusión

En resumen, la mediación y la conciliación son dos procesos diferentes, pero que tienen como objetivo la resolución de conflictos. La principal diferencia entre ambos es el grado de intervención que tiene el tercero imparcial en el proceso. En general, la mediación es una buena opción si las partes tienen una buena relación y están dispuestas a trabajar juntas para encontrar una solución al conflicto, mientras que la conciliación es una buena opción si el conflicto es más difícil de resolver y se necesita la intervención de un tercero más activo. En cualquier caso, tanto la mediación como la conciliación pueden ser opciones más económicas y menos adversariales que ir a juicio.