agenciadeabogados.com.

agenciadeabogados.com.

Las cláusulas abusivas en contratos mercantiles

Las cláusulas abusivas en contratos mercantiles

Las cláusulas abusivas en contratos mercantiles

En el ámbito empresarial, los contratos mercantiles son una herramienta habitual para la realización de transacciones comerciales. Dichos contratos, en muchas ocasiones, contienen cláusulas abusivas que pueden perjudicar seriamente a una de las partes contratantes. En este artículo, explicaremos qué son las cláusulas abusivas, por qué son ilegales y cómo podemos protegernos de ellas.

¿Qué son las cláusulas abusivas?

Las cláusulas abusivas son aquellas que, aunque se incluyen en un contrato, no son legales. Estas cláusulas suelen ser ventajosas para una de las partes, a costa de perjudicar a la otra. En muchos casos, estas cláusulas son poco visibles, difíciles de entender o simplemente se encuentran en lugares poco destacados del contrato.

La mayoría de las cláusulas abusivas se consideran como tal debido a que el contratante más débil no puede negociar su inclusión o puede considerarse como una renuncia de derechos. Estas cláusulas son ilegales y, por tanto, no son exigibles legalmente.

Por ejemplo, una cláusula que establece que el comprador no puede ejercer acciones legales contra el vendedor por ningún motivo, se considerará abusiva ya que implica una renuncia de derechos. Además, si se incluye en un contrato, es probable que sea difícil de encontrar y, por lo tanto, difícil de negociar. En este caso, la cláusula sería ilegal.

¿Por qué son ilegales las cláusulas abusivas?

Las cláusulas abusivas son ilegales porque van en contra de los derechos y garantías que tienen las partes contratantes. Estas cláusulas no respetan las normas de protección al consumidor, establecidas para garantizar que todas las partes tengan una equidad en las negociaciones y no se vean perjudicadas en detrimento de otra parte.

Además, dichas cláusulas atentan contra la buena fe contractual, que es la obligación que tienen ambas partes de actuar de manera honesta y transparente en la negociación y cumplimiento del contrato.

Por lo tanto, si se identifica una cláusula abusiva en un contrato, la parte afectada puede impugnarla y, si se estima que es abusiva, la cláusula será declarada nula.

¿Cómo podemos protegernos de las cláusulas abusivas en contratos mercantiles?

La mejor manera de protegerse de las cláusulas abusivas es ser precavido al momento de firmar un contrato. Antes de firmar cualquier documento, es importante leerlo detenidamente para comprender todas las cláusulas y sus implicaciones.

Además, si se encuentra alguna cláusula abusiva, lo mejor es negociar su eliminación con la otra parte. Si la otra parte se niega a eliminar la cláusula, es recomendable buscar asesoramiento legal para impugnarla.

Es importante tener en cuenta que los tribunales suelen interpretar las cláusulas ambiguas o poco claras en contra del redactor del contrato. Por lo tanto, si una cláusula es difícil de entender, es probable que el tribunal considere que está en contra de la persona que la escribió.

Por último, existe la posibilidad de impugnar la cláusula ante los tribunales. Si se tramita una reclamación, los tribunales pueden declararla ilegal y, en caso de ser necesario, exigir el cumplimiento del contrato modificando o eliminando la cláusula.

Conclusión

Las cláusulas abusivas en contratos mercantiles pueden perjudicar seriamente a una de las partes contratantes. Es necesario tener un conocimiento especializado en la materia para identificar las cláusulas abusivas en un contrato. La mejor manera de protegerse contra ellas es tener precaución en el momento de firmar el contrato, leer detenidamente todas las cláusulas y, si es posible, negociar su eliminación. En caso de que surjan problemas con una cláusula abusiva, es importante acudir a un abogado especialista en la materia y ejercer los derechos que la ley otorga.