Patria potestad: ¿qué implica?

Introducción

La patria potestad es un tema de gran relevancia en el ámbito del derecho de familia. Se trata del conjunto de derechos y deberes que tienen los padres sobre sus hijos menores de edad, y su objetivo es asegurar su bienestar y protección. La patria potestad se establece desde el momento del nacimiento y tiene una serie de implicaciones importantes que conviene conocer.

¿Quiénes tienen la patria potestad?

La patria potestad se ejerce por los dos padres cuando están casados y no existen motivos para modificar esa situación. Sin embargo, en caso de separación o divorcio, la patria potestad puede ostentarla uno solo de los progenitores o ser compartida por ambos. En los casos en los que uno de los padres fallece, el otro adquiere por ley la patria potestad exclusiva sobre el menor, salvo que exista una causa legal que lo impida.

¿En qué consiste la patria potestad?

La patria potestad implica una serie de derechos y deberes que los padres tienen sobre sus hijos menores de edad. Entre ellos se encuentran:
  • Velar por la educación, formación y desarrollo integral del menor.
  • Tomar decisiones sobre su salud y bienestar.
  • Administrar los bienes del menor y representarlo en los actos jurídicos que le afecten.
  • Convivir con el menor y tener contacto con él.
  • Recibir información sobre la situación y evolución del menor en distintos ámbitos (educativo, sanitario, social, etc.).
Además, los padres tienen la obligación de proteger y mantener a sus hijos, lo que implica proporcionarles alimentos, alojamiento, vestido y atención sanitaria, entre otras cosas.

¿Cómo se puede perder la patria potestad?

En determinadas situaciones, los padres pueden perder la patria potestad total o parcialmente. Algunos ejemplos de causas que pueden dar lugar a la privación de la patria potestad son:
  • Abandono del menor
  • Malos tratos o violencia física o psicológica
  • Incapacidad o enfermedad mental que impida el adecuado ejercicio de la patria potestad
  • Infracciones penales graves que afecten a la integridad del menor
  • Alcoholismo o drogadicción, cuando afecten al cuidado y atención del menor
En estos casos, el juez puede decidir la privación total o parcial de la patria potestad, o la sustitución de uno o ambos progenitores por un tutor o curador.

La patria potestad en la adopción

En caso de adopción, los padres biológicos pierden automáticamente la patria potestad sobre el menor, que pasa a ser ejercida por los adoptantes. Esto significa que los padres biológicos pierden su capacidad para tomar decisiones sobre el menor y su obligación de protegerlo y mantenerlo. La adopción es una figura jurídica que otorga una serie de derechos y deberes a los adoptantes, como si fueran los padres biológicos del menor. Esto incluye el derecho de educar, formar y desarrollar al menor, así como la obligación de protegerlo y mantenerlo.

Conclusiones

En resumen, la patria potestad es un conjunto de derechos y deberes que los padres tienen sobre sus hijos menores de edad. Su objetivo es proteger y garantizar el bienestar del menor, y su ejercicio puede ser compartido o exclusivo. Los padres pueden perder la patria potestad en determinadas situaciones, como por ejemplo por malos tratos o abandono. La adopción es una figura jurídica que otorga la patria potestad a los adoptantes, y la priva a los progenitores biológicos.