Diferencias entre copyright y derechos de autor

Introducción

Cuando se habla de propiedad intelectual, es importante entender la diferencia entre copyright y derechos de autor. A menudo se utilizan indistintamente, pero en realidad son dos conceptos diferentes. Ambos están destinados a proteger los derechos de los creadores, pero las leyes que los gobiernan y los derechos que otorgan no son exactamente los mismos. En este artículo discutiremos las diferencias clave entre copyright y derechos de autor.

Qué es el copyright

El copyright, en inglés "derecho de copia", es un conjunto de derechos exclusivos que se otorgan a los creadores de obras originales. Esto incluye obras literarias, artísticas, musicales y otras formas de expresión creativa. El copyright protege la forma en que se presenta la obra, no la idea detrás de ella. En otras palabras, el copyright protege la forma en que se expresa una idea, no la idea en sí misma. El copyright se considera un derecho de propiedad. Esto significa que el titular del copyright tiene el derecho exclusivo de permitir o negar la copia, distribución y venta de su obra. También tiene el derecho de producir trabajos derivados basados en su obra original. La duración del copyright varía según el país y el tipo de obra. En los Estados Unidos, por ejemplo, el copyright para obras creadas después del 1 de enero de 1978 dura toda la vida del creador más 70 años después de su muerte. Después de eso, la obra cae en el dominio público y puede ser utilizada sin infringir los derechos de autor.

Qué son los derechos de autor

Los derechos de autor son un conjunto de derechos legales que se otorgan a los creadores de obras literarias y artísticas originales. Esto incluye libros, películas, música, fotografías y otras formas de expresión creativa. Los derechos de autor protegen la obra en sí, no la forma en que se presenta. Los derechos de autor son similares al copyright en que otorgan al titular el derecho exclusivo de copiar, distribuir y vender su obra. También permiten al titular controlar la forma en que se presenta su obra al público. Sin embargo, hay algunas diferencias clave entre el copyright y los derechos de autor. Una de las principales diferencias es que los derechos de autor no se consideran un derecho de propiedad como el copyright. En cambio, se considera un derecho moral o personal. Esto significa que el creador tiene el derecho de ser reconocido como el autor de su obra y de proteger la integridad de su obra. En algunos países, los derechos de autor duran más que el copyright. Por ejemplo, en México, los derechos de autor duran toda la vida del autor más 100 años después de su muerte. Esto significa que la obra no entrará en el dominio público hasta mucho después de la fecha en que lo haría en los Estados Unidos.

Cómo se protegen el copyright y los derechos de autor

Tanto el copyright como los derechos de autor se protegen mediante leyes específicas que varían según el país. En los Estados Unidos, el copyright se protege mediante la Ley de Derechos de Autor de 1976. Los derechos de autor se protegen mediante la Ley de Derechos de Autor de 1957. Para obtener protección de copyright o derechos de autor, el creador debe registrar su obra en el país correspondiente. En los Estados Unidos, esto se hace a través de la Oficina de Derechos de Autor de los Estados Unidos. Si bien el registro no es obligatorio, es necesario para tomar medidas legales contra cualquier persona que infrinja los derechos de autor. Otro aspecto importante para tener en cuenta es que el copyright y los derechos de autor no se aplican automáticamente a todas las obras creativas. En los Estados Unidos, por ejemplo, solo se otorgan automáticamente para obras creadas después del 1 de enero de 1978. Para obras creadas antes de esa fecha, se deben seguir ciertos trámites para obtener protección de copyright o derechos de autor.

Conclusión

En resumen, el copyright y los derechos de autor son dos conceptos diferentes aunque relacionados. El copyright protege la forma en que se presenta una obra original, mientras que los derechos de autor protegen la obra en sí. Los titulares de ambos tienen el derecho exclusivo de permitir o negar la copia, distribución y venta de su obra. Si bien hay algunas diferencias clave entre los dos, ambos se utilizan para proteger los derechos de los creadores y su propiedad intelectual.